Ecosistemas Marinos

El archipiélago, como conjunto, puede ser considerado un ecosistema típico de arrecifes coralinos, pero en el existen microsistemas o hábitats específicos con características propias y muy diferentes entre sí. La fauna no está distribuida de forma homogénea ni uniforme, sino que ocupa nichos distintos y quizás ésta sea una de las causas de la elevada diversidad.

En el archipiélago se pueden considerar dos ambientes principales, según su relación con el medio ambiente: demersal y pelágico.

BEST-DIVE-SITE--cariben-secret-paradise

BEST-DIVE-SITE–cariben-secret-paradise

Demersal:

  • Formaciones de Arrecife coralino: Los corales son animales pertenecientes al grupo de invertebrados marinos conocidos como celenterados. Este grupo comprende una enorme variedad de organismos; incluyendo organismos tan conocidos como las medusas, anémonas y los propios corales, así como otros menos populares como los hidrozoarios, zoántidos y gorgonios.
  • Peces ligados al arrecife: Los arrecifes coralinos, son ambientes excepcionalmente variados en hábitat donde cohabitan algunas especies de peces. Estos pueden dividirse en diferentes categorías, de acuerdo con el grado de vinculación que mantienen con las formaciones coralinas pétreas propiamente dichas y sus comunidades asociadas:
  1. Peces estrechamente vinculados a los corales, tanto en sus fases juveniles como adultas. Se alimentan, refugian y reproducen en el arrecife y sólo abandonan el coral en ocasiones excepcionales. En esta categoría dominan las especies de tamaño muy pequeño, principalmente de las familias Blenniidae, Labrisomidae, Gobiidae, Chaenopsidae y en menor grado otras familias, como la Scorpaenidae.
  2. Peces de hábitos alimenticios diurnos, herbívoros, que durante el día se alimentan entre las formaciones coralinas pero durante la noche buscan refugio en áreas más o menos apartadas de estas formaciones. Característicos de este grupo son los loros de la familia Scaridae, los sangradores o navajones entre los Acanthuridae y los Chaetodontidae.
  3. Peces carnívoros de hábitos nocturnos, que durante el día permanecen refugiados o escondidos entre las formaciones coralinas y por las noches o en el crepúsculo salen a zonas abiertas, arenosas o de praderas de vegetales para alimentarse. Característicos de estos grupos son las morenas (Muraenidae) y algunos Serranidae como los meros cunas, pargos, candiles y algunas especies de corocoros. En este apartado quedaría incluido el tiburón gata (Gínglymostoma círratum), único tiburón que habita entre las formaciones coralinas, que permanece casi en completo reposo durante todo el día.
  4. Peces que comen plancton de hábitos diurnos. Se encuentran del género Chromis y peces planctófagos de hábitos nocturnos. El grupo más característico de este último tipo de comportamiento lo constituye el género Apagan.
  5. Peces herbívoros de hábitos diurnos que hacen su actividad durante el día en las formaciones coralinas y por las noches, se refugian en las mismas, sin efectuar mayores desplazamientos. Los más conspicuos representantes de este grupo son los Pomacentricidae de los géneros Pomacentrus y Microspathodari.
  6. Peces de diversos hábitos tróficos y comportamiento, cuya aproximación o relación con las formaciones coralinas es ocasional y por diversos motivos, como es el caso de la barracuda (Sphyraena barracuda), que merodea en torno a los arrecifes. Algunos Carangidae como el pámpano (Trachinotus goode¡) son pelágicos, pero es frecuente observarlos en cardúmenes mientras nadan entre las formaciones coralinas.
  7. Especies que viven íntimamente asociadas con otros organismos. Por ejemplo: esponjas en cuyo interior se encuentran huéspedes obligados, morfológicamente modificados, como los Gobiidae y Risor ruber; huéspedes de morfología no especializada como Gobiosoma chancei; o huéspedes temporales de otros organismos como Astrapogon stelatus, el cual se encuentra como comensal en la cavidad del manto del caracol botuto (Strombus gigas) o del bivalvo (Atrina rígida).
  8. Peces Limpiadores, que se destacan generalmente sobre corales de los géneros Diploria (múcuras) o Acropora (orejones). Estos peces se alimentan de los parásitos externos, branquiales o bucales que remueven de sus «clientes» al realizarles un servicio de limpieza. A este grupo pertenecen diversas especies de Gobiidae. Se habla de «estaciones de limpieza» cuando en determinados lugares tiene lugar esta simbiosis.
  • Praderas de Fanerógamas: a diferencia de las algas, son plantas con flores que, tal como las hierbas terrestres se producen mediante flores y frutos. Se encuentran en aguas superficiales iluminadas por el sol, en profundidades que van de los 0,5 a los 6 o más metros, dependiendo de la transparencia de las aguas. Forman zonas oscuras en las aguas de poca profundidad detrás de barreras coralinas; o se ubican en las zonas de manglares, donde configuran el substrato ideal para el asentamiento de estas plantas. Las especies más comunes son la hierba de tortuga, el alimento favorito de las tortugas verdes, los peces loros y los cirujanos; y la hierba de manatí, cuyas hojas se asemejan a un espagueti.
  • Manglares: Formaciones boscosas típicas de ambientes costeros tropicales de reciente deposición de sedimentos en el parque son las platas con mayor porte y cobertura alcanzando árboles de 15 metros. Las principales especies son: mangle rojo Rhizophora mangle, mangle negro (Avicennia nítida), mangle blanco (Laguncularia racemosa) y mangle botoncillo (Conocarpus erectus). Esta vegetación tiene gran importancia ecológica pues protege  la costa de la erosión y proporciona refujio a numerosas especies animales en fase juvenil.
  • Playas arenosas: formadas por la acumulación del sedimento generado por el deterioro de corales y conchas. Al estar del lado de protegido del viento (sotavento)  presentan generalmente un paisaje suave y colorido con bahías de aguas tranquilas. La fauna de las playas arenosas  puede comprender especies que, tanto en sus fases juveniles como cuando adultas, se encuentran en las proximidades del sustrato arenoso en aguas someras, de donde obtienen su alimento. Los representantes más característicos de este grupo son algunas especies de la familia Gerreidae, y algunas especies del género Eucinostomus. Una especie muy característica y abundante de las playas arenosas es el ratón o macabí (Albula vulpes), que a veces se concentra en grandes cantidades cerca de la orilla y es sumamente apreciado por los pescadores deportivos. También existen las especies que no solamente buscan el alimento en el sustrato arenoso sino que viven en contacto casi permanente con él, utilizándolo como refugio temporal, bien sea por necesidad adaptativa de su morfología, como los lenguados y las rayas, o porque su tipo de comportamiento es sedentario, como los guaripetes de la familia Synodontidae. En ambos casos, además, ocurre el fenómeno denominado «semejanza protectiva», en el cual la coloración del animal se hace similar a la del sustrato. También entran en esta categoría algunos Dactyloscopidaeque viven semienterrados, con los ojos y orificios nasales al descubierto, y algunas especies del género Hemipteronotus, familia Labridae, cuyo comportamiento de huida o escape se caracteriza porque el pez se traslada de costado, mientras permanece enterrado en la arena. Pequeños góbidos de los géneros Gnatholepis y Coriphopterus, casi transparentes y admirablemente mimetizados con el color de la arena, son característicos de los parches arenosos próximos a los corales. Cuando son molestados sólo nadan un corto trecho y vuelven aquedar en reposo sobre la arena.
  • Litorales rocosos: de color grisáceo compuesto por rocas de coral muerto (principalmente acropora palmata ) y diversas conchas que gracias a los efectos del sol y la intemperie de las olas cambian de blanco a gris . Esta zona es más conocida como barrera de tormenta y esta ubicada al dado de barlovento o hacia mar abierto.

 

TABLA DE PECES-LOS-ROQUES-VENEZUELA

TABLA DE PECES-LOS-ROQUES-VENEZUELA

Pelágicos:

  • Ambientes Pelágicos litorales y costaneros: En las áreas costeras, no lejos del ambiente insular y en estrecha dependencia  con el, existen numerosas especies pelágicas, entre las cuales las mas comunes son el marao blanco (Hyporamphus unifasciatus) de la familia Exocoetidae y Platybelone argalus entre los Belonidae. Este último se encuentra relativamente lejos de la costa en horas diurnas, pero en las nocturnas se puede encontrar abundantemente en las orillas de las playas en busca de alimento. La especie pelágica costera mas característica del archipiélago es la sierra o carite chinigua (Scomberomorus regalis), que merodea en las zonas donde se concentran los cardúmenes de sardina y camaiguanas.

También son comunes los cardúmenes de la familia Carangidae, como el ojo gordo (Caranx latus) y la cojinúa (Caranx ruber). En estos peces pelágicos la coloración es típicamente contrasombreada; es decir, dorsalmente azulo azul-verdoso, mientras que en la parte ventral pasa a blanco en forma gradual.

Entre las rayas, la especie más característica del archipié1ago es el chucho pintado (Aetobatus narinart). que puede realizar largas migraciones pero se captura comúnmente en el área del archipiélago. La raya (Dasyatis americana), aunque con frecuencia se encuentra en reposo sobre el sustrato, también realiza largos desplazamientos en horas nocturnas.

Las especies de Pomacentrus, de pequeño tamaño, son territorialistas y desarrollan una gran actividad para defender la parcela de territorio en la cual se alimenta, atacando a los intrusos que se acercan aunque sean de mayor tamaño. Cuando son juveniles presentan coloraciones muy vivas, sin embargo, cuando adultos muchas especies son de color pardo uniforme.

Entrando en aguas oceánicas, también se pueden observar los peces vela y agujas y los atunes (atún aleta amarilla). Pueden observarse también bandadas de peces voladores, tiburón carite y peces martillo.