Especies más Comunes LOS ROQUES (GUIA DE PECES)

 

Sencillamente es impresionante la riqueza de especies animales y vegetales que albergan las aguas de Los Roques. En los arrecifes coralinos del parque se generan rompientes y espacios de aguas tranquilas y de sombras, plenas de nutrientes. Algunos peces se adaptan especialmente a la vida del arrecife: navajones o peces cirujanos, cachamas, isabelitas o pez ángel y mariposa; mientras los peces loros ramonean los pólipos de la superficie calcárea coralina y los peces lábridos se dedican con esmero a la limpieza de otros peces. Todo funciona a la perfección en este hábitat singular.

TABLA DE PECES-LOS-ROQUES-VENEZUELA

TABLA DE PECES-LOS-ROQUES-VENEZUELA

Los pargos, rabirrubias, carites y meros son muy apreciados gastronómicamente, y especialmente la langosta espinosa, de gran valor comercial, ya que más del 90% de la producción venezolana proviene de los Roques. Las praderas de fanerógamas marinas, riquísimas en nutrientes, constituyen un singular ecosistema marino, pues a diferencia de las algas, se reproducen mediante flores y frutos, al igual que las hierbas terrestres. Al encontrarse cerca de la superficie de estas aguas transparentes, iluminadas por ese sol, evocan una floreada arcada acuática, que es simplemente admirable.

Entre ellas destacan la hierva de tortuga, alimento de las tortugas verdes, peces loros y cirujanos- y la hierva de manatí. Cientos de peces encuentran en ellas lugar ideal para desovar, vivir su etapa juvenil y esconderse de sus posibles depredadores. Allí se hallan las estrellas y pepinos de mar, los gusanos y los moluscos como el apreciado botuto.

El botuto es uno de los mayores caracoles del caribe, de concha rosada y carne muy apreciada. Es el plato típico en algunas islas caribeñas y se le atribuyen popularmente propiedades afrodisíacas. Desde siempre se ha utilizado en ceremonias y rituales religiosos o como un utensilio doméstico y actualmente es un estimado souvenir. Para evitar esquilmarlo, su captura es temporalmente restringida. Lo mismo pasa con el carey y el verde, especies de tortugas también muy apreciadas y protegidas.

Asimismo proliferan en estas aguas diversas especies de algas, como la lechuga de mar o el segazo; corales muy diversos como el cacho de alce, los cerebros o las gorgonjas; esponjas; moluscos como la quigüas, calamares o pulpos; entre los crustáceos tenemos la antes mencionada langosta y a los cangrejos; equinodermos como los erizos, estrellas o pepinos de mar; peces propios de los arrecifes coralinos son los loros, navajones, barracudas, morenas, globos, jureles, carites… demasiado rico es el tesoro submarino roqueño para describirlo y descubrirlo aquí.